SAMBAL-SAMBAL

Tine la acompañaría lo mejor que pudriera, y la hubiera hablado mucho de cosas de cocina, sobre sambal-sambal, sobre el curtido del ketimun (pepino) – pero sin Liebig (extracto de carne), por Dios!-

Al final del capitulo 13 de la obra probablemente más importante de la literatura holandesa ”Max Havelaar o las subastas de café de la Compañía Comercial Holandesa”, se habla por fin de comida. Algo de que carecían precisamente grandes partes de la población de las Indias Orientales Neerlandesas, la colonia holandesa ahora llamada Indonesia. La intención de Multatuli, seudónimo de su autor Eduard Douwes Dekker, en publicar su primera obra fue denunciar el sistema de cultivo impuesto por el poder colonial a los locales. La obligada siembra de productos para la exportación causaba grandes hambrunas en este ”Imperio de Insulinda, serpenteando el ecuador, como si fuera un cinturón de esmeraldas.”

Seguir leyendo