Tine la acompañaría lo mejor que pudriera, y la hubiera hablado mucho de cosas de cocina, sobre sambal-sambal, sobre el curtido del ketimun (pepino) – pero sin Liebig (extracto de carne), por Dios!-

Al final del capitulo 13 de la obra probablemente más importante de la literatura holandesa ”Max Havelaar o las subastas de café de la Compañía Comercial Holandesa”, se habla por fin de comida. Algo de que carecían precisamente grandes partes de la población de las Indias Orientales Neerlandesas, la colonia holandesa ahora llamada Indonesia. La intención de Multatuli, seudónimo de su autor Eduard Douwes Dekker, en publicar su primera obra fue denunciar el sistema de cultivo impuesto por el poder colonial a los locales. La obligada siembra de productos para la exportación causaba grandes hambrunas en este ”Imperio de Insulinda, serpenteando el ecuador, como si fuera un cinturón de esmeraldas.”

Resulta impresionante ver como una obra literaria ha tenido la repercusión de una envergadura tan grande, ya que no solamente el nombre Max Havelaar es hoy en día utilizado para certificar artículos de comercio justo, pero jugó un papel detonante en el proceso de descolonización casi 100 años después. Cuando el contenido del libro impacto en la sociedad holandesa una vez publicado en 1860, las autoridades no tuvieron mas remedio en abandonar el sistema de cultivos, pero también en implantar importantes reformas en su colonia. Una de estas reformas fue la del sistema educativa y, como consecuencia, casi todos los revolucionarios que conducían Indonesia a su independencia en el año 1949 fueron educados en universidades holandesas! Este proceso de independencia era a su vez el detonante de la descolonización  de los paises africanos en las años sesenta del siglo pasado.

https://www.fairtrade.net/es/about-fairtrade/history-of-fairtrade.html

 

 

 

 

 

 

Lo que ha quedado es una obra literaria importante, donde se van intercalando varias historias desde el punto de vista de los diferentes caracteres del libro: preciosa y triste la historia de amor de Saïdjah y Adinda!

http://www.voxeurop.eu/es/content/article/161451-max-havelaar-el-heroe-incomprendido

Abajo la receta de uno de los tantos sambals de la cocina indonés, la variante más simple el sambal ulek: guindilla fresca triturado a mano  con sal y un poco de agua en el cobék (el mortero javanés). La receta que vamos a hacer se llama sambal bacak (o badjak), un sambal cocinado y salteado. El sambal se suele usar en todas las comidas en Indonesia para condimentar los platos y ahora mismo es uno de estos ingredientes ‘de moda y trendy’ entre los foodies. Se guarda con facilidad en la nevera durante 7 días.

¡Uno de mis ‘guilty pleasures’ es comerme un sandwich de manteca de cacahuete con abundante sambal, mientras los otros miembros de mi familia me observan con horror!

SAMBAL BACAK 

Ingredientes 

  • Chilis rojos                                     10 piezas (150 grs.)
  • Cebolla blanca                                Media (200 gr.)
  • Ajo                                                  3 dientes
  • Tomate rojo                                     1 pieza (100 grs.)
  • Aceite vegetal                                  5 cucharas soperas
  • Terasi (pasta gambas fermentadas)  1/2 cuchara de café
  • Galanga raíz                                     1 pieza tamaño nuez
  • Hoja de laurel                                  1 pieza
  • Lemongrass  (caña santa)             1/2 ramita
  • Azucar de palma                              1/2 pieza (30 grs.)
  • Concentrado tamarindo                 1 cuchara de café
  • Sal                                                       según necesidad

Como hacerlo:

1. Comprar la variedad de chillis rojos medianos, las pequeñitas de la variedad Thai pican demasiado, Quitarles los rabos y corta en trozos iguales, así como la cebolla, los dientes de ajo y el tomate.

2. Escaldar en agua hirviendo durante 5 minutos.

3. Escurrir y añadir a una licuadora, triturando la mezcla a alta velocidad durante 10 a 15 segundos, añadiendo un poco de agua si hace falta.

4. Caliente un poco de aceite en una sartén, agrega la pasta de gambas, refríe ligeramente para liberar los sabores y añade la mezcla de verduras trituradas.

5. Agrega la raíz de galanga, el lemongrass (previamente aplastadas con el borde de un cuchillo) y la hoja de laurel.

6. Dejar reducir a fuego moderado hasta que el liquido se ha evaporado completamente y el aceite comienza a salir por los bordes del guiso. Entonces añadir el azúcar de palma (previamente reducido a trocitos pequeños) y el concentrado de tamarindo.

7. Dejar cocinar un poco más hasta que el sambal obtiene un poco de brillo y el aceite sale de los bordes. Remover el lemongrass, la galanga y la hoja de laurel. Corregir de sal si hace falta.

a un toque de calor oriental a todos tus platos! Aviso: puede ser altamente adictivo!

¡SELAMAT MAKAN!